Capacitación y desarrollo de personal

Logo Nivelat

El verdadero impacto de Recursos Humanos en tu empresa

La era digital venía avanzando a paso firme en la transformación y reconversión de todos los procesos de las organizaciones y empresas. Era algo inevitable, todos sabíamos que llegaría en algún momento, pero se sentía aún lejano. Sin embargo, con la llegada de la pandemia, lo que estaba pronosticado en realizarse en 2 años, se vió forzado a realizarse en 2 meses. Esto ha hecho que una gran cantidad de sistemas y procesos internos queden en el camino y, lo que antes era regla hoy está en tela de juicio. 

La mala noticia, es que tu plan de capacitación quedó obsoleto. Pero, la buena noticia es que… tu plan de capacitación quedó obsoleto. Esto significa, en realidad, que tienes la gran oportunidad de cambiar las cosas y dirigirte hacia la evolución que demanda la era digital. Ligada a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), hacen que el flujo del conocimiento y los contenidos se vuelva más rápido, incluso, que el movimiento físico. Esto puede hacer que el mundo empresarial se vuelva aún más competitivo y agilizado, con constantes cambios en los usos de la tecnología y en transmisión de la información, pero si logramos utilizar esta era a nuestro favor, podemos hacer que la empresa y la forma de trabajar se transforme de manera positiva. 

Las reglas del juego cambiaron, sí, y ahora a un nivel más profundo. No serán solo dos, tres o seis meses de anormalidad. Estamos ante un cambio más profundo en los modos de relacionarnos laboralmente, y por lo tanto, deberás hacer tu duelo si no lo has hecho: tu plan de capacitación que pensaste a principio de año, no se va a realizar. Lo bueno es que ya existen las herramientas y el conocimiento necesario como para ir avanzando hacia otras maneras de capacitación y desarrollo de personal, que son más efectivas que antes para poder alcanzar el crecimiento empresarial que busca tu organización. Conoce el verdadero impacto de Recursos Humanos en tu empresa.

I. Crecimiento y competitividad de una empresa: dónde brilla RRHH

img CP-1-3

La competitividad es aquella habilidad que tiene una empresa para crecer, elevando o manteniendo la rentabilidad de sus activos, bajo las condiciones prevalecientes del mercado. Se considera no solo como un factor fundamental que impulsa el crecimiento de la empresa en general, sino también como un factor capaz de impulsar el crecimiento de todo un país. Hacer crecer la organización no es tarea fácil y requiere de mucho esfuerzo de las distintas partes que lo componen. La pregunta es, entonces, cómo es que toma acción en este proceso Recursos Humanos, y cómo se hace relevante su labor en esta tarea importantísima. 

Pues, otorgando competencias laborales: ese es el acercamiento que puede tener Recursos Humanos en el crecimiento de su empresa. Con un enfoque estructurado del aprendizaje y una evaluación pertinente se pueden lograr resultados específicos, alineados al éxito de toda la organización. Una buena capacitación podría llegar a ser el ingrediente mágico para que tu compañía termine de crecer al ritmo que espera crecer.

No, no estamos exagerando: la capacitación empresarial, si se realiza de la manera correcta, puede resultar en rentabilidad y productividad para todas las áreas de tu empresa. Pero quizás, más importante que eso, es que un buen entrenamiento del personal puede llevar a experimentar una forma mucho más sostenible de crecer, al estar invirtiendo en miembros fieles, expertos en su área, que se comprometen con la labor de su empresa.

 Pero hay algunas cosas que tener en cuenta. Por ejemplo, que si las capacitaciones no se planifican adecuadamente, pueden llegar a convertirse en una pérdida de tiempo y de presupuesto.

La clave para el crecimiento y competitividad de una empresa, desde Recursos Humanos, es incorporar la educación desde el entendimiento de los colaboradores, sus roles, sus necesidades y su forma de pensar.

Si planeas pensando en sus inquietudes y necesidades (y, bueno, en el presupuesto que te han dado), te esperan consecuencias increíbles a nivel global y una razón de peso para que los grandes gerentes quieran invertir en capacitaciones.

Competencias orientadas hacia las metas globales

No se trata de hacer una lista arbitraria de habilidades y aptitudes que deben tener los colaboradores. Se deben establecer los objetivos actuales y futuros de la empresa para saber hacia dónde ir. Así, las personas serán más productivas, eficientes y exitosas en su puesto, y por ello, probablemente más satisfechas en su trabajo y en la empresa. El resultado es un equipo contento con su valor dentro de la organización, y por ello, una retención del talento.

Creando habilidades para un crecimiento empresarial

Pongámoslo de esta manera: sin buenos materiales o un buen plano arquitectónico, no puedes construir una buena casa. Puede que el proceso sea engorroso y lento, pero la recompensa es obvia. Es mucho más fácil —y el resultado, mucho mejor— si tu casa se construye con planificación y calidad que si se construye sin ello. Crear habilidades laborales a partir de capacitaciones y cursos es un recurso poderoso para definir lo que es y lo que anhela ser una organización. Los esfuerzos de inversión y tiempo son necesarios para poder llegar a crear ese crecimiento empresarial, y demuestran el compromiso de la empresa con el aprendizaje y desarrollo de sus colaboradores.

Webinar Calcular el ROI de mis capacitaciones

II. Cómo el desarrollo de personal promueve la productividad laboral

img CP-2-2

Un montón de organizaciones piensan que las capacitaciones son inútiles. Y en parte…. tienen razón. En el año 2015, un estudio del Departamento de Gestión Empresarial de la Universidad de Concepción denominado “Capacitación y su impacto en la productividad laboral de las empresas chilenas” concluye que “la capacitación no tendría un efecto significativo sobre la productividad laboral de las empresas Chilenas, lo que representaría una discordancia con gran parte de la literatura revisada previamente, donde se esperaba que la capacitación tuviese un efecto positivo y significativo en la productividad laboral”. 

Este mismo estudio justifica y atribuye estos resultados a diversos factores que hacen referencia a la “mala ejecución de la capacitación” e identifica necesidades tales como una correcta planificación y logística, funcionarios adecuados, compromiso de la jefatura, calidad del tutor y realizar evaluaciones de desempeño. 

Como hemos dicho, una mala capacitación no tiene remedio: es una pérdida de presupuesto. Pero no es difícil encontrar buenos entrenamientos de personal, ya sea de manera presencial u online, que ahora es más que necesario, dado que vivimos en una era digital que tiende a la transformación de sus procesos. Una capacitación de calidad, que desarrolla a su personal, debería considerarse una de las mejores inversiones para aumentar la productividad laboral y, por tanto, el crecimiento de la empresa. En general, toda organización implementa estrategias con el fin de mejorar y optimizar diversas áreas internas para alcanzar metas y enfrentar su entorno competitivo y cambiante. Es así, precisamente, como la capacitación de colaboradores se posiciona como una implementación “obligatoria” de toda organización que desee mejorar su competitividad, eficiencia y productividad. La capacitación entregará a los colaboradores las competencias necesarias para desempeñarse de manera eficiente, lo cual, tendrá un impacto positivo en el rendimiento y productividad global. ¿Cómo lo hace?

1. Ayuda a contratar los talentos adecuados 

Contratar el talento adecuado es crucial para el crecimiento de tu organización. Actualmente, muchas organizaciones importantes utilizan el e-Learning corporativo o capacitación en línea para la incorporación y pre-incorporación de nuevos talentos. ¿Cómo? Los cursos online pueden hacerse previamente, para que tus nuevos colaboradores ya estén al tanto de lo que deben. Historia, cultura o funcionamiento diario de la organización: educar a tu equipo les proporciona un futuro en la empresa y evita dudas innecesarias o tiempos perdidos en inducciones presenciales. Además, cuando los empleados potenciales se enteran del programa de aprendizaje virtual de la corporación, suelen verlo como un beneficio laboral. De esta forma, la organización contrata empleados mejor dispuestos y con ganas de aprender, crecer y mejorar con las necesidades del negocio.

2. Retiene y fideliza el talento profesional

No es suficiente con contratar al equipo adecuado solamente. Un talento puede entrar tan rápido como puede salir, y hay que tomar iniciativas para hacer que se queden al ver el valor que les aporta su lugar de trabajo. Una forma de lograrlo es ayudándolos a alcanzar sus metas personales y profesionales. Hoy en día, sobre todo las nuevas generaciones, la gente se cansa fácilmente de la monotonía y falta de compromiso de la empresa, porque se desalientan. El empleado moderno quiere que su organización continúe capacitándolos para desarrollar nuevas habilidades, presentándolos a nuevas tecnologías, aquellas que suelen modificarse y actualizarse rápido. El costo de reemplazar el talento es mucho más alto que el de simplemente capacitar al equipo en nuevas habilidades, y esto último da como resultado una retención que vale la pena y aumenta la productividad de la empresa.

3. Mejora las habilidades de colaboradores amateur

Una de las mayores ventajas del desarrollo de personal es que se puede utilizar para mejorar las habilidades de los empleados “aficionados”, es decir, aquellos que anhelan muchísimo ser expertos en su área pero que aún no disponen de las aptitudes necesarias. Contratar empleados con entusiasmo por el aprendizaje es una buena movida, porque realmente tienen una potencia infinita en su trabajo, y solo basta con entrenarlos para que sean miembros productivos de la organización. El costo, a fin de cuentas, es mucho menor que el de contratar a un empleado experimentado. Además, puede que también, simplemente, no haya personas con las habilidades o la experiencia adecuadas en el mercado, y solo necesitan de capacitaciones para ello.

4. Mantiene la organización a la vanguardia del avance tecnológico

Tu organización no es más que un todo compuesto por sus partes. Los individuos que trabajan, su forma de hacerlo y su nivel de entusiasmo y compromiso, son la identidad de tu empresa. Si cada uno de tus integrantes aprende regularmente nuevas habilidades y se mantiene al tanto de las nuevas tecnologías, tendrás una compañía a la vanguardia, compuesta de expertos. Las empresas con una cultura de aprendizaje continuo, que desarrollan a su personal, se adaptan a las necesidades cambiantes del mercado, lo que les da una inmensa ventaja productiva sobre sus competidores.

5. Mejora el clima laboral para un clima eficaz

Si tus colaboradores saben que la empresa se preocupa por ellos, por desarrollarlos no solo profesionalmente sino también laboralmente, el clima laboral mejora y tienen una percepción positiva sobre su lugar de trabajo. Esto no solo ayuda a que la reputación de la organización mejore a nivel externo, sino también que mejore la eficiencia en el trabajo. Un ambiente feliz es un colaborador feliz, que hace su trabajo con gusto, y por tanto, con productividad y eficacia. 

6. Estimula la motivación de tus colaboradores

Y junto con la mejora del clima laboral y las buenas capacitaciones, viene la motivación. Si tu ambiente de trabajo es grato y sabes hacer bien el trabajo con capacitaciones de calidad, la motivación se estimula y te sientes una persona comprometida con tu propósito en la empresa. ¡Y no hay nada mejor para la productividad que el compromiso y la motivación!   

III. Los efectos negativos de la falta de capacitación laboral

img CP-3-2

El gerente general decide cortar presupuesto y piensa: ¡bueno! Si nadie puede darme números concretos de cómo la capacitación contribuye a la productividad y rentabilidad de mi empresa, me veo obligado a bajar la plata a Recursos Humanos. Un gerente no ve resultados tangilbles no porque no existan, sino porque Recursos Humanos no ha podido medirlo en indicadores observables y comparables. Así, por supuesto que podrían pensar que las capacitaciones son simplemente una pérdida de tiempo, que es mejor que estén trabajando que en cursos que no tienen cómo demostrar resultados... ¿Crees que esto afecta significativamente a la empresa? Veamos las consecuencias que podría traer la no capacitación laboral a tu organización, seas una miniempresa o una multinacional:

  • Rotación de colaboradores = pérdida de plata: Sin una capacitación adecuada, puedes perder a tu equipo rápidamente, ya sea por la frustración de no poder completar las tareas de la manera que se les espera, o por no tener las asignaciones de forma adecuada, o por un fallo en el cumplimiento de las normas y directrices de la compañía. Sabemos que la contratación de nuevos colaboradores es mucho más costoso que capacitar a los actuales y, con ello, retener el talento; entonces en realidad, si vemos todo en términos de números como tu gerente general, dejar de capacitar, o no hacerlo en absoluto, implica perder plata por montones.

  • Menos productividad: La capacitación mantiene a tus colaboradores enfocados y al tanto de las formas de hacer más efectiva su trabajo. Sin este entrenamiento, tienen menos probabilidades de completar las tareas rápidamente y con la eficacia suficiente, por tanto, disminuyen significativamente la productividad de la empresa.

  • Se imposibilita el desarrollo sostenido de tu organización: Una empresa sin programas de capacitación simplemente no puede crecer a largo plazo, porque le será imposible enfrentar a su competencia, actualizarse en tecnología y llegar a la productividad que le exige el mercado en el que se circunscribe.

  • Tiempo perdido en supervisión: Sin capacitación hay una necesidad más grande de estar encima de los empleados para llegar a los resultados que se espera. Los procedimientos se pueden volver ineficientes, lentos y reiterativos. Habrá que pasar más tiempo corrigiendo errores, lo que significa tiempo perdido en encontrar nuevas formas de hacer crecer la empresa.

  • Motivación, compromiso y clima laboral deteriorado: Un colaborador que no siente que crece o que no tiene la posibilidad de hacer carrera en una empresa, no estará motivado ni comprometido en un 100%. Esto, lógicamente, disminuye su eficiencia y rendimiento. Además, el desánimo emocional genera malos climas laborales, perjudicando incluso a otros colaboradores.

Webinar Mejorando los aprendizajes con gamificación

IV. El impacto de la capacitación en la productividad y rentabilidad laboral

img CP-4-2

Hacer negocios en el mercado actual es un desafío monstruoso, lo sabemos. Además, hay que saber manejar bien las finanzas para no caer en manos de la competencia y morir. Pero el personal y su desarrollo por  medio de la capacitación son la clave para no tener ese desenlace catastrófico, por eso es importante que sea parte de la inversión de la empresa. Las capacitaciones, sobre todo ahora que pueden ser online y a través de cualquier plataforma (gracias a los avances tecnológicos, es posible incluso capacitar por medio de aplicaciones del celular), crean un verdadero impacto en la productividad laboral, si tiene una calidad de excelencia y métodos adecuados a las nuevas generaciones y tecnologías.  A continuación te presentamos algunas razones:

1. Inversión baja, retornos altos

Di la verdad: intentas obtener resultados rápidos sin que se caigan al suelo tus finanzas, y gastar dinero como loco en capacitaciones no es, en realidad, una buena inversión. Pero existen capacitaciones increíbles a precios bajos, sobre todo si se trata de formaciones virtuales.  No solo cuesta poco a largo plazo, sino que termina con empleados mejorando habilidades de manera rápida y sencilla. El Microlearning, por ejemplo, es una forma de capacitación online con cursos fragmentados en microcápsulas de 4 a 5 minutos, y que son incluso más eficaces que los cursos tradicionales. Realmente es win-win, solo hay que estar preparado para dar ese salto. El eLearning  tiene distintas opciones de programas y cursos, para cualquier persona involucrada en tu empresa, y será un aporte en tu balance final, porque crea colaboradores capacitados y comprometidos con tu visión empresarial.

 2.  Mejora la contratación interna

Un gran obstáculo para muchas de las empresas actuales es la formación de personal nuevo, sobre todo si quieres que tus colaboradores antiguos suban tan alto como se pueda en la escala corporativa. Las capacitaciones se presentan como una gran opción para mejorar el conjunto de habilidades de cada colaborador, dándoles mejores oportunidades dentro de la empresa. También proporciona un personal mejor capacitado para contratar dentro de la empresa, ahorrando dinero y manteniendo bajos los costos de reentrenamiento.

 3. Construye mejores relaciones

Además de ser una herramienta de incentivo, la capacitación es una verdadera oportunidad para que la gerencia estreche su relación empleado / empleador. Con un correcto programa de capacitación, la formación de grandes equipos de trabajo mejora, también, el ambiente laboral, aumentando la productividad en el trabajo. Queremos evitar que nuestra empresa sea un lugar sin futuro para los colaboradores, donde su contribución se calcule en las horas que trabajó y nada más. La capacitación equipos amplía el alcance hasta el punto en el que la jerarquización tradicional desaparece y todos trabajan por un objetivo común.

4. Genera confianza

Cuando brindamos la oportunidad de que un miembro del personal pueda mejorar sus habilidades laborales y sus conocimientos, depositamos confianza en ellos. Puede que siempre haya estado ahí, pero eso no lo hace obvio para tu equipo. Con las herramientas correctas de capacitación,  demuestras a tus colaboradores que confías en sus habilidades y su potencialidad, y que son valorados como parte de la empresa para la que trabajan. No hay que darlo por sentado, porque demostrar un nivel de compromiso con ellos hace que ellos también lo sientan así, y por tanto que se queden en la empresa, aumenten su productividad y también la motivación a corto y largo plazo. Como ves, la capacitación continua también tiene un componente emocional que se vincula con el clima laboral. Que un colaborador sienta que está en un buen lugar de trabajo no solo da prestigio a la empresa, sino que además genera constante compromiso y motivación por parte del equipo. 

5. Delega responsabilidad 

A veces, el “jefe” necesita un descanso u ocuparse de nuevos desafíos, pero no siempre hay alguien tan versado en el equipo como para que puedas permitirte una delegación. En realidad, un buen programa de capacitación debería dejarte estas oportunidades. También ayuda a determinar quién en tu área podría convertirse en material de gestión cuando tú no estés o subas en la escala corporativa. Esta posibilidad solo aumenta la productividad a nivel empresa, pues tienes la facultad de hacer otras cosas por ella.

V. Cómo evaluar el impacto de la capacitación

img CP-5-2

Es un hecho: las empresas cortan presupuestos de las áreas que no pueden demostrar con números su valor para la empresa. Y si bien, afortunadamente, el área de capacitaciones tiene el SENCE como blindaje, sí que necesitamos evaluar el impacto de las capacitaciones, sobre todo ahora que habrán cambios a nivel legal en esta área. Además, los gerentes deben saber cuál es el verdadero impacto de las capacitaciones y nuestro aporte a nivel global.

La buena noticia es que, con la incorporación de tecnología implementada en capacitación con otras plataformas de gestión, será cada vez más fácil demostrar el impacto de la capacitación. Para ello, primero hay que saber cuál es el resultado que esperamos de esa capacitación.

Idealmente, en un resultado medible y observable: muchas veces no sabemos, cuando contratamos una capacitación, qué es lo que buscamos como retorno, y simplemente contratamos cursos de capacitación porque algún otra área los pidió. Y eso pasa, también, porque el área que los pidió tampoco saben muy bien qué es que están esperando como resultado. Un rol clave, entonces, de los encargados de capacitación dentro de las empresas, es ayudar a las áreas a definir cuál es el resultado esperado, y ello será medible y observable de las capacitaciones. Al principio, puede ser difícil para las áreas encontrar algún indicador, pero si se inicia una capacitación sin tener claro cuál va a ser la medida del éxito, después va a ser imposible saber si es que efectivamente fue exitosa.

En ese sentido, una buena pregunta a hacer es: ¿Cómo te darías cuenta tú al término del curso que este fue exitoso? O bien, ¿cómo medirás a Recursos Humanos al término de este proceso , para definir si este curso le sirvió a tu equipo? Hacerse esta pregunta al comienzo permite alinear los esfuerzos y las expectativas de las distintas partes. Por un lado, permite definir cuantitativamente qué es lo que espera del curso y cuáles son los resultados de la capacitación que va a esperar.

Por otro lado, permite al equipo de capacitación buscar la mejor herramienta, el mejor curso y la mejor solución para entregarles. Permite también al proveedor del curso diseñar una solución que impacte. La capacitación debería gestionarse desde cómo aportar al logro de objetivos de la organización, y para eso, lo primero siempre es alinearse con las metas de las otras áreas de la empresa.

Recuerda: las capacitaciones nacen como un medio para un fin. Ese fin son los objetivos mismos que se definen en conjunto con los encargados de cada área, para posteriormente poder evaluar los indicadores que reflejen el cumplimiento de esos objetivos. Puede que, hasta ahora, hayas medido elementos más intangibles, como el clima laboral y la motivación. Piensa en cómo estos resultados tocan indicadores medibles, como la reducción de rotación. Así, podrás observar los verdaderos cambios que realizas en la empresa.

 

Quiero mi curso gratuito

VI. Cómo medir el ROI en las capacitaciones

CP3 NOV - 7Q4 Noviembre Artículo 7 Cómo evaluar el ROI en una capacitación laboral.jpg

Como cualquier indicador tangible y observable, el ROI en las capacitaciones se puede medir. Solo necesitamos de buenas tecnologías. Todos saben que el ROI de capacitación es importante, pero nadie finalmente lo intenta medir, entonces se vuelve un concepto abstracto que todos anhelamos pero que nos excusamos de que no se puede realmente conseguir. Con las nuevas tecnologías, esto no puede distar más de la verdad. El ROI se puede medir, y te contamos cómo:

1. Definir los indicadores

Para medir el retorno de las capacitaciones, en primer lugar, es importante que la empresa defina bien qué es lo que quiere impactar con las capacitaciones y acercarlo lo máximo posible a algún indicador que sea relevante para el negocio. Es clave que primero se pueda identificar qué se quiere lograr como resultado de las capacitaciones, y dejarlo en términos observables y medibles. Definir indicadores es un ejercicio que se hace en conjunto con los encargados de cada área de la empresa, porque responden a sus objetivos, metas y expectativas.

2. Diseñar una capacitación para impactar ese indicador

Una vez que la empresa tiene identificado el resultado que quiere alcanzar, se debe diseñar una capacitación específica para impactar en esa conducta o generar un cambio puntual vinculado con aquello que se quiere resolver. Por ejemplo, en un equipo comercial, es muy distinto si solamente se hace una capacitación de técnicas de venta, por querer mejorar las ventas que por no dominar bien las funcionalidades o las características del producto que se está vendiendo.

3. Medir el retorno en término de indicadores de negocio:

Para medir el resultado es importante observar cuál es el retorno de la capacitación midiendo el retorno en términos de indicadores de negocio, no en indicadores de capacitación. Muchas veces la capacitación en las empresas se mide en base a las horas de capacitación, o si la persona aprobó el curso o no, y eso no conversa con indicadores de negocio de, por ejemplo, resultados de venta o nuevos clientes, o reducción de errores, o satisfacción de los clientes. El ideal es que la capacitación y sus indicadores, y la forma en cómo se mide el impacto, esté vinculada al negocio y no se generen como indicadores puntuales del área de capacitación. Se deberá poder demostrar en el indicador de negocio cuál es el impacto que está generando.
Si quieres intentar medir el ROI en estos términos, comienza por identificar unos KPI de negocio que puedan ser afectados con una buena capacitación, midiendo siempre en los términos que interesan, como puede ser el ahorro de tiempo o dinero.

Realiza un estudio de caso y mide el impacto de tu capacitación para presentarlo a la gerencia. Trata de que estos proyectos salgan de áreas comerciales o de operaciones, donde se puede demostrar, como Recursos Humanos, que lo que hace tu área genera impacto y rentabilidad a la empresa.

Lo que no podemos seguir haciendo es seguir midiendo en horas de capacitación. Está completamente obsoleto y no es una forma lo que significa una capacitación como impacto en una empresa. Deberíamos tender a todo lo contrario: reducir la cantidad de horas de capacitación anual, porque quiere decir que estamos siendo más eficientes en capacitar. El objetivo final de una empresa no es capacitar más horas, sino hacer la trabajo. La capacitación no es un fin en sí mismo, sino un medio para que cada proceso de la empresa se haga de mejor forma.

Conclusión

Para resumir, ¿cómo el aprendizaje de competencias laborales, por medio de capacitaciones, puede impactar positivamente en los resultados de tu empresa? Creando un mapa de competencias laborales que, en sí mismas, sean valiosas y estén alineadas con objetivos comerciales claros que permitan crear planes de capacitación adaptables, específicos y contextualizados. La clave para el crecimiento y competitividad de una empresa, desde Recursos Humanos, es incorporar la educación desde el entendimiento de los colaboradores, sus roles, sus necesidades y su forma de pensar. Una mala capacitación siempre será una pérdida de presupuesto, pero un sistema de calidad, dinámico, adaptado a estos tiempos acelerados y cargados de distracciones, será capaz de desarrollar a tu personal otorgando motivación y compromiso con la empresa.

Una capacitación de calidad, que desarrolla a su personal, debería considerarse una de las mejores inversiones para aumentar la productividad laboral y, por tanto, el crecimiento de la empresa. Entregará a tus colaboradores las competencias necesarias para desempeñarse de manera eficiente teniendo un impacto positivo en el rendimiento y productividad global. Lo único que necesitas para comprobarlo es tecnología de punta que sea capaz de medir indicadores y ROI, para que puedas demostrarlo en números a tu compañía.

El entrenamiento ayuda a tu organización a prepararse mejor para las necesidades futuras, y hoy en día, es posible hacerlo desde la comodidad de un celular con la misma eficacia. En plena crisis pandémica, plantéate hacer nuevos planes de capacitación e incorporar entrenamientos innovadores, con metodologías efectivas que hayan sido estudiadas y comprobadas.

Nueva llamada a la acción